FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA

Practicando mindfulness y movimiento, en un plazo de 3 meses e incluso antes, las personas amplían la dimensión que tienen de si mismas, de los demás y del mundo, incrementando su autoestima, aprendiendo a escuchar su cuerpo, sus emociones. Disminuyendo el abismo que existe entre lo que sentimos y lo que conseguimos expresar. Cuando una persona cambia internamente también cambia todo lo que le rodea.

Sistema simpático y parasimpático

Comprobarás que en la primera parte de la clase hay ejercicios de vitalidad, de juego, de activación con músicas alegres y euforizantes. En la segunda parte de la sesión habrá ejercicios que inducen a la relajación y al descanso con músicas más suaves y ejercicios más lentos. Con esto conseguiremos activar el sistema simpático y parasimpático respectivamente, consiguiendo así armonizar el organismo.

Sistema inmunológico y el estrés

Cuando una persona está sometida a un estrés continuado, el sistema neurovegetativo secreta adrenalina y noradrenalina que inhibe momentaneamente la acción del sistema inmune. 

El estrés es una función necesaria de nuestro organismo, nos ayuda a estar alertas, bien para tener un estado de motivación para realizar o emprender objetivos o simplemente para sobrevivir. Pero "abusamos" en exceso de él. Nuestro cuerpo entra en estado de estrés por una información o por una acción que viene del exterior e incluso por una preocupación.

Explico de forma sencilla como actúa el estrés en nuestro cuerpo. 

Imaginemos que estamos en calma, sin preocupaciones...¿Que ocurre con nuestro flujo sanguíneo? La gran mayor parte del flujo se concentra en la parte de nuestro tronco, dónde tenermos los órganos vitales, haciendo su labor, masajeando las visceras, haciéndoles llegar todo el aporte de sangre oxigenada. En ese momento el  sistema inmunológico, reproductivo, digestivo etc...están funcionando,  cada uno haciendo su trabajo. Pero pongámonos drámaticos, imaginemos una situación extrema: Vamos por la calle y alguien intenta atracarnos, ¿Qué ocurre esta vez con nuestro flujo sanguíneo? Se activan los mecanismos de estrés y la sangre sale disparada hacia nuestras extremidades, bien para defendernos o para salir huyendo. ¿Qué ocurre con nuestro sistema inmunológico, reproductivo etc...? Se inhiben, dejan de funcionar, ya que en este momento no hacen falta. Toda la acción de nuestro organismo está enfocada a que reaccionemos, es necesario estar en tensión, alertas para reaccionar mejor ante la agresión. Hasta ahí todo genial, que sabio es nuestro cuerpo, los sistemas que en ese momento no va a utilizar los deja en stand by. Nuestro organismo es una maquinaria perfecta en un mundo demasiado estimulado, con demasiadas cosas por hacer y con preocupaciones permanentemente en nuestra cabeza. Y esto hace que nos dure un constipado un mes y si seguimos en esa dinámica a la larga pueden producirse enfermedades más serias. Lo que conseguimos con el aprendizaje mindfulness es aprender a relacionarnos con nuestros estresores y a obtener respuestas en lugar de reacciones. Por supuesto todo ello es un entrenamiento, que vale la pena, y que nos hará sentirnos mejor en nuestra vida cotidiana, y el sistema inmunológico se verá fortalecido.