Nuestra forma de caminar dice mucho de nosotros