La vivencia

Es una experiencia vivida muy intensamente en el momento presente, derivada del ejercicio propuesto y de la música que le acompaña. 

Con la vivencia conectamos con diferentes emociones que nos generan placer, alegría, paz, bienestar .etc...En alguna ocasión puede aparecer una emoción que se reprimió en algún momento y es posible que volvamos a sentirnos vulnerables, ahora bien, una vez expresada, sentiremos alivio y nos veremos con más posibilidades para seguir creciendo. 

Es muy positivo que las personas saquen al exterior la emoción que sientan y que comprendan porque sucede. A lo largo de nuestra vida todos los seres humanos desarrollamos las diferentes línea de vivencia. Ayudados de los ejercicios de biodanzas conseguiremos estimular todas las líneas. La línea de la afectividad es el pegamento para ensamblar las demás.

Vitalidad

El movimiento es la base de todos los seres vivos, es nuestra energía para la acción,  pero es también la sensación de sentirse vivo, respirar. Pulsar entre la actividad y el descanso. Activamos las condiciones sanas del movimiento, la energía, el dinamismo. Al igual que la apatía llama a la apatía, la vitalidad llama a la vitalidad, al movernos liberamos endorfinas  que nos hacen sentir bien. Los ejercicios de vitalidad están guiados por el pensamiento y la voluntad. 

Afectividad

La afectividad es nuestra capacidad de dar y de recibir, la afectividad fortalece la autoestima, logrando así personas más seguras, con más confianza en si mismas,  favoreciendo así la conexión afectiva consigo mismas y con los demás. En las clases experimentamos la afectividad a través de los gestos, del encuentro, de las miradas, a través de la caricia, de los abrazos. Todo ello de una forma gradual y desde el respeto. Los ejercicios de afectividad están guiados por la emoción, por los instintos y consiguen armonizar el organismo. Hay un ejemplo muy claro, que me encanta comentar. Hace años a los bebés prematuros se les metía en incubadoras. Ahora pasan horas piel con piel con la madre o con el padre, y esto les nutre más que el propio alimento. Necesitamos afecto no sólo cuando somos niños sino a lo largo de toda la vida. 

Creatividad

La creatividad es nuestra capacidad de cambio y renovación, está ligada a nuestro instinto de exploración y a nuestro instinto lúdico. Es una habilidad, por lo tanto todos somos capaces de ser creativos. Podremos recrear nuestra vida a partir de nuevas bases.

Sexualidad

 

 

 

La sexualidad la abordamos como la capacidad de sentir placer a través del movimiento del cuerpo,a través de la caricia, o mediante la escucha de la música. Los ejercicios de biodanza contribuyen a rescatar los instintos, nos permiten desprendernos de corazas e ir eliminando tabúes referente al contacto con otras personas.

Trascendencia
 

Es la función humana más sutíl y desconocida, está relacionada con sentimientos de plenitud, se trata de percibir en lo cotidiano la relación que tenemos con la totalidad.